Menu superior

Servicios

CONTROL DE LA HUMEDAD

El Control de la humedad es fundamental en el funcionamiento apropiado de cualquier edificación.
El control de la humedad es importante para proteger a los ocupantes de efectos adversos a la salud y para proteger la edificación, sus sistemas mecánicos y sus contenidos de daños físicos o químicos. Sin embargo, los problemas de humedad son tan comunes en las edificaciones que muchas personas los consideran inevitables.
 
Las humedades son un problema habitual en los edificios, que las vemos como algo normal. La mejor forma de corregirlas es sabiendo identificarlas rápidamente.

Al mencionar daños por agua la primera imagen que le viene a la mente a la mayoría de personas es el agua en estado líquido en forma de lluvia, fugas en tuberías o inundaciones. Cuando llueve, el agua puede filtrarse por alrededor de los tragaluces, o un espacio angosto puede llenarse de agua.

Por otra parte, muchos problemas relacionados con el agua son menos obvios, y pueden ser difíciles de detectar o diagnosticar.

Por ejemplo, losa de concreto puede no secar correctamente y si la losa está ligeramente mojada, lo que resulta en una cubierta permeable y crecimiento de microbios. O el aire interior puede condensarse en la parte fría de un muro, proveyendo las condiciones ideales para el enmohecimiento. Estos problemas son menos obvios que una fuga, porque el agua no está corriendo por el piso, y el daño real está siendo causado ocultamente.

 

Humedades por condensación: es un fenómeno que se produce cuando el vapor de agua que está contenido en el aire se transforma en líquido al entrar en contacto con una superficie fría. La humedad por condensación se presenta de una forma muy característica: en forma de vaho o gotas de agua sobre los cristales

Comienzan siendo un alto índice de humedad en el aire, generalmente producida por cocinar, lavar o secar la ropa en interiores ayudándose por la calefacción.

Humedades por filtración: se localizan en pisos bajos que colindan con el terreno. Los desprendimientos de pintura y los depósitos de sales suelen ser los síntomas que presentan las paredes dañadas por filtraciones. Este es un problema común en edificios antiguos, donde las manchas de humedad que aparecen en paredes y revestimientos están ligadas directamente con la insuficiente o nula barrera impermeabilizante en los materiales de construcción.

Humedad capilar: a aquella que asciende por las paredes de un edificio desde sus cimientos. Este tipo de humedad consigue avanzar por las paredes a través de sus poros y capilares. Se da normalmente en muros donde el aislamiento constructivo es deficiente o inexistente, haciendo que la humedad contenida en el subsuelo ascienda a través de los materiales porosos de suelos y paredes.

Nuestros Clientes
Cubrex recubrimientos industriales, recubrimientos en poliurea